Feeds:
Entradas
Comentarios

En nuestra vida siempre tenemos algo que es referencia, un sueño oculto, eso que nos gustaría ser. Me acuerdo que de pequeño tuve una infancia enfermiza, de hecho estuve tanto tiempo enfermo como en el colegio, la fiebre la mayor parte de las veces me impedía leer, apenas había tele en las casas cuando menos en los dormitorios como ahora, así que la única manera de agotar las horas era dejar volar mi imaginación, inventarme fabulas y pensar todas aquellas cosas que un crío inocente podía pensar. Mi primera gran ilusión fue ser astronauta, la llegada del Apolo 11 a la Luna que todos vivimos en blanco y negro pegado a la pequeña pantalla, la bajada de Neil Armstrong por la escalerilla del modulo lunar, sus primeros pasos por nuestro satélite y la famosa frase “…..”, después “Un viaje a la Luna” de Julio Verne, mis maquetas de cohetes, recortes, libros de astronomía y para finalizar “2001 Una Odisea en el Espacio” (el libro, para mi mucho mejor que la película de Stanley Kubrick), que si cabe me hacía fantasear aun mas, con viajes interestelares, descubrimiento de otros planetas y monstruos galácticos. Luego la gran decepción, ¡Dios! para ser astronauta había que medir 1,80 cms, cosa que con lo canijo que era y mi genética se hacia casi imposible, me tuve que rendir a la evidencia, pero daba igual mientras duró esa ilusión que buenos momentos, con que cariño aun aflora en mi memoria. Luego un día cumplí once años y como si tuviera lleno el cupo de las enfermedades, mi naturaleza se reveló y se me conformó una salud de hierro, descubrí que mi cuerpo en sí era un cohete y que había otra clase de aventuras… y en ello aun estamos.

Y sabéis, estos recuerdos me hacen pensar que siempre andamos experimentado, rodeándonos de cosas superfluas, buscando sensaciones nuevas y que lo mejor está en nosotros mismos, en nuestra imaginación, en nuestra fantasía, que pese a las dificultades y a las trampas que nos va poniendo la vida, siempre hay un pequeño resquicio para evadirnos de nuestras desgracias y ser un poco mas felices, porque al final ese es el objetivo, ¿no?.

Dejadme que empiece con un fragmento del “Cantar de los Cantares”

Levántate, amiga mía, hermosa mía, y ven!
Porque ha pasado el invierno,
las lluvias han cesado y se han ido.
Brotan flores en la tierra,
llega el tiempo de cantar,
y el arrullo de la tórtola
ya se oye por los campos.

La higuera echa sus brotes,
y las viñas en flor vierten fragancia.
¡Levántate, amiga mía, hermosa mía, y ven!

Por fin, ¡SI!, ya es primavera, iba siendo hora de poder guardar ropas de abrigo, aparcar depresiones, acabar con los días grises, cortos, fríos y lluviosos. Los galenos dicen que sufrimos cambios hormonales, que se nos acentúa el deseo sexual o esa es la escusa de algunos, que se disparan las alergias, que tanta luz produce astenia a ciertas personas, en fin, que esta estación no deja indiferente a nadie. Pero a la mayoría nos gusta, nos gusta mucho, la estábamos esperando con ansia. Las primeras caminatas por el monte, los primeros días de playa, la eclosión de vida por doquier… Te quitas los zapatos, con los pies desnudos sobre la hierba miras al cielo, el sol calienta con sus rayos tu cara, cierras los ojos, inhalas una profunda bocanada de aire y durante un momento parece que todo puede ser posible, una inyección de optimismo te invade y en esa fracción de segundo parece que el mundo se detiene, te inunda una sensación de paz y eres feliz, inmensamente feliz, estás en éxtasis. De pronto un zumbido te devuelve a la realidad, es una abeja que revolotea buscando néctar y como un obrero mas te das cuenta que se acabó el descanso del café, hay que volver al tajo, te encojes de hombros resignado y te diriges a la oficina, pero esbozando una sonrisa de oreja a oreja, porque por fin, por fin ¡YA ES PRIMAVERA!

La verdad es que cualquier campaña que haga la Iglesia Católica a estas alturas carece de toda credibilidad, su anacronismo, pomposidad e hipocresía les han hecho rehenes de si mismos y en consecuencia carentes de toda empatía con cualquier ser pensante, hace ya tiempo que han dejado de vivir en este mundo y por tanto ser adalides de las cuestiones morales que nos rodean, ya son simplemente una opinión más, baste como ejemplo la critica del gobierno francés de derechas por las declaraciones del sucesor de Pedro en la Tierra respecto del uso del preservativo en el reciente viaje Papal a África o la caída en saco roto de los casos de pederastia en las archidiócesis de EEUU, zanjadas a base de billete verde. La verdad es que comparar la defensa del Lince Ibérico por evitar su extinción con el derecho a la vida de una persona es cuando menos grotesco, se deberían dedicar a dar consejos de business que es en lo que son unos verdaderos expertos (como dice el chiste mira la que han montado porque un niño nació en un pesebre….). Karl Marx dijo “Que la religión era el opio del pueblo”, yo simplemente diria “Si crees en algo, para que necesitas intermediarios”.
Dicho esto, si que me parece fuera de lugar remodelar la ley del aborto, una ley que tal y como está es aceptada en lineas generales por todos, porque cualquier persona con dos dedos de frente entiende que en circunstancias especiales una mujer no puede llevar adelante el embarazo. Pero con la modificación de la ley, no estamos hablando de casos concretos y contrastados, sino de decidir sin más, como quien elije un vestido o un coche.
Comparar la situación actual con la de hace veinte y dos años cuando fue aprobada la ley, está fuera de todo lugar, hace dos décadas no existían ciertos métodos anticonceptivos como “píldora del día después,
el parche anticonceptivo, preservativo vaginal” o los que habían no eran tan accesibles, eran mal vistos socialmente o simplemente tan eficaces como ahora, “el preservativo masculino, la píldora, vasectomía, ligadura de trompas,etc.”. Algo falla para que una mujer se quede embarazada contra su voluntad con semejante arsenal, creo que las relaciones sexuales se han trivializado de tal manera que ni se sopesa las consecuencias ni el fin de las mismas. Yo no soy un antiabortista, pero se hace difícil argumentar para alguien que ha visto una ecografía, que lo que hay en el vientre de una mujer embarazada de 3 meses, no es un bebé y mucho menos que no es una vida, podríamos entrar en el eterno debate de si ya es un ser humano o no, pero esa no es la cuestión.

Yo creo que hoy en día muchas personas practican el aborto por simple falta de responsabilidad de sus actos y por falta de apoyo, una mujer como la de hoy libre y liberada, precisamente en el ejercicio de su propia libertad a elegir tendría que estar mucho más arropada, comprendida y protegida para que decida tener ese niño y no abortar, esa debería ser la ultimísima de las soluciones posibles, le damos ayuda a cualquiera y si una mujer sin medios económicos queda embarazada, o aborta o mal vive con el riesgo que ello conlleva para la salud de la mujer y el feto. Es irresponsable que no nos plantearnos este debate en serio en un país con unos de los índices de natalidad mas bajos de Europa y tasas de envejecimiento de las mas altas. Cuantos padres adoptivos no les queda otro remedio que ir al extranjero a adoptar porque no hay niños españoles para ello. En fin a ver en que queda todo esto.

Estoy de acuerdo con Castelao cuando decía que “El verdadero heroísmo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos”, esto en la actualidad suena a quimera, parece que va en contraposición con la sociedad actual, en la que la utopia ha muerto y la ética y valores morales se pliegan al billete verde. Y mientras tanto los políticos en su eterna partida de ping-pong lo único que hacen es tirarse los trastos a la cabeza, ni siquiera en circunstancias tan adversas como las actuales son capaces de unirse por el bien de sus votantes, aquellos a los que teóricamente representan. La política se ha convertido en una podredumbre donde los intereses partidarios están muy por encima de los intereses de los ciudadanos, ¿donde está el espíritu de servicio?. No somos capaces de ponernos de acuerdo en nada, ni siquiera en lo que lo estamos, sino mirad lo que acaba de pasar con el anuncio de la retirada de las tropas de Kosovo, es la política de la pataleta, protestar por protestar, que para eso tenemos a Pepiño y a Soraya, para echar leña al fuego.
Llevamos 20 años oyendo que hay que reformar el Senado, para convertirlo en una cámara de representación autonómica. Que hay que reformar la financiación de las corporaciones locales para evitar la corrupción y dar mejor servicio al ciudadano. Que hay que modificar la Constitución por el tema de sucesión a la Corona, etc, etc, etc, ¿Pero algún día harán algo? ¿Lo veré yo antes de criar malvas? ¿Es tan difícil que los dos grandes partidos lleguen a acuerdos de estado?. Alguien en su sano juicio puede entender que el sistema educativo pieza angular de cualquier sociedad moderna esté al son del partido de turno que gobierne y sea utilizado como arma política. Pero da igual seguimos inmersos en esta guerra dialéctica de trincheras que lo único bueno que tiene es que de momento es solo dialéctica, mientras seguimos perdiendo el tiempo en discusiones estériles todo se va desmoronando, pero suave, sutilmente, para que no tengamos percepción de ello….y suma y sigue la entropía continua aumentando….